EDIFICIOS ENFERMOS

 

La Organización Mundial de la Salud define el Síndrome del Edificio Enfermo, como la existencia simultánea de síntomas en un conjunto de personas (mayor al 15 o 20%) del mismo edificio.

 

Estos edificios están, generalmente, equipados con aire acondicionado, aunque también pueden estar ventilados de forma natural.

 

Los factores que producen este síndrome son variados, dentro de los cuales podemos encontrar de origen físicos (humedad relativa, confort térmico, iluminación, ruido y vibraciones), químicos (producidos por combustión, materiales de construcción, productos de limpieza) y por último factores BIOLÓGICOS siendo estos últimos, agentes infecciosos los cuales se transmiten fácilmente en ambientes cerrados o con baja renovación de aire.

 

Para evitar el AUSENTISMO LABORAL, provocado por las enfermedades que se propagan  dentro de los edificios, sobre todo en los cuales existe recirculación del aire, es posible aplicar OZONO en cantidades moderadas, y ubicaciones estratégicas, el cual, mediante oxidación, elimina la mayoría de los microorganismos y compuestos que puedan generar INFECCIONES o ENFERMEDADES y además OLOR, dejando un residual en el aire no mayor a 0,05 ppm, que es la concentración máxima  establecida por la OMS para el público en general.

Informaciones:   

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.